1. Mantente activa: Maternidad
  • Mantente activa: Maternidad

    01 junio 2017

    Camina

    Empieza a hacerlo y cosecha los beneficios de caminar durante el embarazo.

    Seguro, cómodo y fácil. Esas son las razones por las que muchos médicos recomiendan caminar para hacer ejercicio durante el embarazo. Es de bajo impacto, puede realizarse a un ritmo moderado y por lo general es seguro a lo largo de los nueve meses. Si no haces ejercicio de forma regular, caminar es algo fácil de hacer. Pero, por supuesto, habla con tu médico sobre hacer ejercicio antes de comenzar.

    Para todos, la actividad física, a un ritmo moderado durante 30 minutos al día, ayuda a mantener la mente, corazón y huesos saludables. Caminar tiene beneficios particularmente atractivos para las mujeres embarazadas:


    • Energizar

      El embarazo puede ser agotador. Caminar aumenta la energía y mejora la resistencia. Ser activa también puede ayudarte a dormir mejor. Y puede reducir los dolores, malestares e hinchazón.


    • Aumenta tu resistencia

      Caminar fortalece y estira los músculos. Mientras más fuerte se vuelve durante el embarazo, mejor estará durante el parto, que requiere energía y concentración. Además, si tienes el hábito de ser activa antes de dar a luz, es más probable que camines después del parto y recuperes más rápidamente el peso que tenías antes de tu bebé.


    • Precauciones a tomar en cuenta

      Aunque puedes caminar durante el embarazo, tu cuerpo está cambiando y hay algunas cosas que debes tomar en cuenta. Las hormonas del embarazo hacen que los ligamentos se relajen en las articulaciones, haciéndolas más flojas y más susceptible a lesiones, lo cual sirve de recordatorio de que no debes esforzarte demasiado. Tu centro de equilibrio también cambiara y te pone en riesgo de caerte, así que solo debes hacerlo en terreno plano. Llevas más peso que antes del embarazo, por lo que tu cuerpo está trabajando más duro y puede cansarse más rápido. Descansa cuando sea necesario.

       


    • Recordatorios prácticos

      Usa zapatos cómodos que soporten tus tobillos y arcos. Usa varias capas de ropa. El clima y las hormonas pueden hacer que sientas calor y frío de un momento a otro. Si las temperaturas empiezan a aumentar en el exterior, ve a un centro comercial con aire acondicionado o usa una caminadora en el gimnasio.

      Bebe mucha agua durante el ejercicio para evitar el sobrecalentamiento y la deshidratación. Y asegúrate de llevar una dieta saludable y obtener las calorías que necesitas para el embarazo para que te ayude a mantenerte con energía para caminar.

      Consulta a tu médico antes de usar medias de compresión o iniciar un nuevo régimen de ejercicio.